viernes, 20 de junio de 2008

Hipotecas calientes



A pesar de que el gobierno de Brown no quiere aceptar de frente que la recesión es ya notoria en el Reino Unido, muchas familias -y no solo las grandes empresas- sufren las consecuencias.
Las hipotecas reventaron ya a muchos, pues el valor de las casas ha subido alrededor de 1.200 libras cada mes. Los avisos de arriendo y de venta de propiedades congestionan visualmente muchas calles, y la oferta, por consiguiente, es importante.
El problema tiene muchos ángulos. Primero, confiados en la fuerza de la economía más poderosa de Europa, los negociantes inmobiliarios y los bancos -con un gobierno como el de Blair que se hacía el de la oreja mocha- hicieron crecer exageradamente el valor de las propiedades. Pero todo ese andamiaje en parte se les ha venido encima. La otra parte del andamiaje ahoga a la gente.
Muchas familias no alcanzan a pagar sus hipotecas, entre otras porque están unidas a otro tipo de deudas. Como entre nosotros, el sistema económico de las familias promedio está montado sobre las deudas. Si la economía marcha en forma, todos tienen con qué pagar. Si hay recesión, como ahora, el servicio de la deuda se detiene y llega la crisis.
Se ha revelado, por ejemplo, que
- más de uno entre cada diez británicos ha tenido que prestar dinero para poder pagar la renta o la hipoteca en los últimos doce meses.
- tres de cada diez han tenido que mermar la compra de comida, y uno de cada once han suspendido la compra de nueva ropa para los hijos.
- uno de cada cuatro ha sufrido estrés severo o depresión, y
- uno entre doce ha revelado que el pago de los servicios e impuestos ha sido un problema.
Los expertos están preocupados por la situación, pues no solo se siente flaquear la economía doméstica en el país sino que se afecta peligrosamente la vida y la salud familiares.

2 comentarios:

Martha Lucía dijo...

Hola hermano, muy interesante lo que escribes. Éstas burbujas económicas a punta de especulación nos van reventando a todos,.. por acá vamos por las mismas. Con el anuncio de la crisis mundial de alimentos ya los precios subieron aquí como la espuma... y vamos también para una debacle con los precios de la vivienda....
Por allá en los años de la infancia y la juventud, estaba una más tranquila porque el mundo era realmente grande y ajeno.... Aunque sucediera como con el avestruz

LuLLy, reflexiones al desnudo dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Sencilla y amena forma de contarnos lo que sucede por allá. No todo es color de rosa. Por Colombia los precios suben y suben... pero también el ritmo de arbitrariedad con una petición de Uribe por un "referendo".

Un abrazo desde Medellín!