lunes, 7 de enero de 2008

Año nuevo en el London Eye








Como recién llegados, obvio, fuimos a parar a la bienvenida del año nuevo a la zona del London Eye, al pie del Támesis, al otro lado del imponente edificio del Parlamento y la Torre de Londres.
Las autoridades calculaban que unas 250 mil personas nos reuniríamos allí, en las dos orillas del río, en un espacio emblemático de esta ciudad, para recibir el 2008 con los juegos pirotécnicos. Para facilitar esto, ofrecieron transporte gratuito en el tren, en el metro y en buses, desde la media noche en adelante hasta bien entrado el amanecer. Y asi fue.a pesar del frio y de una llovizna que intentaba aguar la fiesta.

Música de discoteca animaba la noche y alborotaba a los que ya estaban "prendidos". Y un locutor sobrio, emocionaba, daba ánimos y preparaba cada cierto tiempo el ambiente. Todos allí esperábamos las 12 campanadas solemnes del Big Ben y el espectáculo de luces.

Hasta que llegó el momento. Se amplificó el sonido de las campanas y todo el mundo esperaba en un tenso silencio. Y al cabo de la duodécima, estalló la algarabía. Los gritos de júbilo se confundieron con las explosiones y los destellos hermosos de la pólvora en aquel escenario, uno de los íconos del mundo contemporáneo. Espectáculo de maravilla.

Solo que nadie se dio un abrazo. Solo los latinos nos abrazamos para desearnos lo mejor, para sembrar una esperanza.


1 comentario:

Maritza Sánchez dijo...

Qué emoción!!!... Yo como soy de montañera habría abrazado a todos esos europeos tan fríos.

Ay Profe, de paso, para Usted y también para Claudia, un honesto abrazo de feliz año. Espero que este sea un 2008 muy bonito, que conozcan personas muy agradables, lugares maravillosos, que tengan la mejor salud para hacer todos sus sueños realidad. En suma, deseo que sean estos unos meses de contentura y tranquilidad para los dos, así como para sus familias y conocidos.

Abrazos desde Rionegro!