miércoles, 20 de febrero de 2008

Mi cumple



El paisaje desde mi ventana hoy:
A las 8 de la mañana,
a las 12 del día y
a las 5:20 de la tarde, cuando empezaba el ocaso.

De joven no me gustaban los cumpleaños. Me parecían superfluos, vacíos, innecesarios. Pero después me hicieron aprender de su valor afectivo, de su vitalidad. Cuando se los damos, claro.

De adulto me parecían bien, pero celebrados en la intimidad de la familia. A veces daba peleas innecesarias porque querían celebrármelos con invitados y yo me oponía en una especie de falsa modestia, o para no darme tan duro, en un intento fallido de no darles importancia más allá del abrazo de quienes uno ama.

De adulto mayor, para no decirme viejito como me llamó Perla, mi ex alumna, me parecen chéveres. Aunque sigo resistiéndome a las bullas, a los agazajos, a los adornos y a las forzadas fotos de ocasión.

Pero hoy, en mi cumpleaños 62, me he sentido distinto. Gracias, creo, a que estoy en Londres y a las distancias que ello supone para todos y en todo. Y claro, a las nostalgias que se generan por ende. Pero no me he sentido nostálgico ni menos, triste. Una alegría interior me ha recorrido cada palmo de la piel, una especie de satisfacción que se me brota aún, a pesar de que ya llega la noche aquí.

Hoy he pensado en mi, me he querido. Y sobre todo, lo he dicho y lo acabo de escribir en mi blog. Es la primera vez que esto sucede, que lo recuerde. Obviamente, gracias a la presencia de Clau en mi vida, y a la de mis dos hijas, Mae y Manu, a quienes adoro. Y a los afectos de mis amigas y amigos que lo han recordado, creo, con la ayuda de diversos programas de internet.

Sesenta y dos no son pocos. Para nada. Pero tampoco muchos. No me agobian. Por el contrario, parecen empujarme hacia adelante, hacia los días que aún me esperan -supongo- y que voy a disfrutar en todos sus pliegues. Gracias por hacer parte de mi vida, entonces.

8 comentarios:

Johansson dijo...

Joven, que texto hermoso. Por Facebook, te coloqué un mensajito, y no me ayudo el programa, JA! pero en realidad te deseo un resto de vida lleno de vitalidad, animos, amor, tranquilidad y muchas alegrias. Sos un ejemplo para todos los que te hemos conocido. Sos un bacan, un parcero de esos que uno espera que siempre se queden a nuestro lado. Entonces te quiero y te extraño.... un abrazo Octavio, y que la vida te golpee para bien.... como lo ha hecho hasta ahora....

Carlos dijo...

Gracias sinceras, Johansson. Me abrumas.

sandrajimenez dijo...

Que maravilla, yo no tenia ni idea, pero me uno a la celebración. Un abrazo para el profe y para su compañera de vida.
Ustedes saben que ahi estoy de primeras pa tomarme alguito por ustedes.

Carlos Cortes dijo...

Gracias Carlos por dejarnos ver, desde la ventana de tu alma, el paisaje de la vida desde la perspectiva de los 62. Encuentro en tu "mi cumple", mucho verdor en el horizonte, un paisaje hermoso, atractivo y lleno de misterios por descubrir. Hay alli, sin duda, placidez, frescura, lucidez y calma y una invitación a tomar profundamente el aire, a suspirar tambien y a adivinar la perfección y la belleza... mas allá. Aunque tarde, Felicitaciones por tu " cumple", por lo inspirador y por la vida que contine.

caruri dijo...

Sandra y Carlos,
Un abrazo. Sus comentarios me dejan mudo.

Álvaro Ramírez dijo...

Nunca es tarde para felicitarte por tu cumpleaños sobre todo cuando he tenido el privilegio de trabajar y vivir momentos involvidables contigo desde hace tantos años.

Me gustó y me conmovió tu texto. Recibe un gran abrazo y gracias por la lección que das de cómo tomarse este asunto de ir envejeciendo juvenilmente.

caruri dijo...

Álvaro, no tengo qué decirte casi nada al respecto porque ya nos han unido muchas cosas en los últimos cuarenta años. Gracias. Un abrazo fuerte.

Franco dijo...

No sé. Imagino que a esa edad uno se saborea a si mismo. Ser ese sabor, existir. existir es eso: beberse a uno mismo sin sed. -Yo me pruebo ferruginoso, como tragando hongos. Me alegra leerte cultivando plantas, comiendo cosas picantes... viviendo, en fin, de la forma más honesta que he conocido.

Saludos.

Franco